Valores para una experiencia MIR plena

Teología de las Migraciones, la mirada en clave de fe de la realidad migratoria
16 abril, 2018
De Bocata Solidario a la fiesta de la Hospitalidad
26 abril, 2018

Abierto el plazo para la elección de la plaza MIR 2018 el pasado 20 de abril, el colegio Mayor Menéndez Pelayo ha abierto sus puertas a  Miguel González Barbeito, excolegial y residente de 5º año de Cirugía Cardiovascular en el Hospital Universitario de A Coruña. El objetivo, que compartiese en un café-tertulia su experiencia como MIR. “Una carrera de fondo a la que no hay que llegar desfondado de los últimos años de la carrera”, comentaba. Cree que la formación recibida en la Facultad de Medicina de Valladolid es buena y más ahora que se haya adaptado al Plan Bolonia con muchas prácticas. Habló a los colegiales de qué es lo importante para él en esta etapa de su vida. Primero la seriedad en el estudio y en la vida. Y a la vez, hacer deporte, potenciar las relaciones interpersonales y viajar. Facetas que son sumamente importantes porque le  ayudan sobre todo como persona a aprender, a relajarse y a ser mejor médico. “Conocer mundo abre los ojos a otras realidades, el cuidar la salud con el deporte hace que estés más activo en tu trabajo y las habilidades sociales-relaciones interpersonales son básicas de cara a los pacientes y los familiares”.

Reconoce que nunca se planteó hacer el MIR  en su ciudad natal. Cuando buscó plaza y visitó el servicio de Cirugía Cardiovascular, le gustó mucho. Ahora mismo ya lleva más de 40 operaciones como primer cirujano, está en equipos de trasplantes (que el hospital coruñés  es puntero) y sigue aprendiendo mucho. “Resulta muy satisfactorio dar calidad de vida”, una afirmación que llevó a recordar y recomendar a los estudiantes que cuando diagnostiquen busquen dar calidad de vida.  “Cuando eso se consigue después de una operación, es muy reconfortante”. Habló de la importancia de saber tratar al paciente y a la familia. “A veces hay que dar malas noticias y eso hay que asumirlo”.

Tras su experiencia, cree que los médicos españoles están muy bien formados y que el MIR está bien remunerado y bien estructurado. Le queda un año de residencia y quiere seguir aprendiendo, publicando artículos y por encima de todo, operando. No recomienda ninguna especialidad en concreto. Sí comentó que Medicina de Familia es una opción maravillosa porque un buen médico de Familia es el pilar de un buen sistema de salud porque resuelven la mayor parte de los problemas de salud de los pacientes.

 

X