III Encuentro de la Provincia: una misión compartida desde distintos lugares pero desde la misma fe

Experiencia de la Ecopascua, nuevos brotes de vida y de resurrección
5 abril, 2018
El Curso de Biblia despliega los Evangelios Apócrifos para conocer su influencia en el cristianismo
11 abril, 2018

Toda la riqueza de la Compañía de Jesús congregada un fin de semana en Loyola en el tercer encuentro de la Provincia de España. Las plataformas y apostolados jesuitas, 22, representadas por 160 creyentes, laicos y jesuitas, comprometidos con la misión evangelizadora. La PAL de Valladolid estuvo representada por cinco miembros: Julio Alberto Hernández, profesor de Cristo Rey y voluntario de Entreculturas; Chus Landáburu, coordinador de la PAL Social; Gabriela Saldaña, profesora del San José, miembros de CVX y del Centro Loyola; Mercedes Bustos, de los Grupos Fe y Desarrollo; Mamen Cuervo, colegio Sagrado Corazón de León e Isaac Pescador, capellán de la cárcel de Villanubla y jesuita de la Residencia Sagrado Corazón. Además desde Valladolid, también acudieron cuatro representantes del Centro de Gestión que hacen posible el ritmo administrativo de este gran proyecto apostólico: Blanca Montes, Alejandra Molinero, Jessica Serrato y Cristina Gutiérrez. Cada uno vivió desde sus realidades y responsabilidades este encuentro, diferencias y distancias que encontraron la principal conexión al finalizar el fin de semana: una misión compartida desde la fe vivida en comunidad. Una conclusión que han comprobado y que han sentido. Estos días les han aportado satisfacción, ilusión y gratitud, o por haber recibido la fuerza de una gran red necesaria para continuar y por haber suscitado grandes inquietudes y esperanzas del camino por el que continuar.

Alberto Ares, delegado del Sector Social, presentó el encuentro que ha ahondado en las fronteras hacia las que se encamina la Compañía de Jesús. Ignacio Sexma, Patxi Álvarez de los Mozos y José Javier Pardo descifraron las inquietudes y  anhelos expresados por las diferentes plataformas. Plantearon aquellos ámbitos donde está llamada la Compañía de Jesús a dirigir sus esfuerzos apostólicos: transmisión de la fe a los jóvenes, el trabajo con familias o el diálogo con un mundo secularizado que no parece necesitar de Dios. Otras periferias como la exclusión, los migrantes y refugiados, la educación, la sostenibilidad y la comunicación también marcan el ritmo de la misión. Una suma de fronteras e inquietudes recogidas en la eucaristía de Echarte SJ: “que seamos capaces de crecer como comunidad en la Provincia, ser testigos alegres del resucitado en todos los ámbitos de nuestra vida y «echarnos al mar del servicio de aquellos que nos necesitan”, pidió.

Los testimonios del segundo día iluminaron en esos compromisos desde las distintas realidades. Una fe vivida en lo personal, en lo cotidiano y en las fronteras. Y para terminar, las palabras del provincial Antonio España SJ clarificaron el término de la misión compartida. La definición como “algo más que colaboración”: es integración en la misma Misión, es ser signo e instrumento de la comunión de Dios. Una declaración que resonó en los asistentes y que alentó a continuar la vocación de acudir a las fronteras desde la fe.

 

X