Series en serio….¿Qué ven los jóvenes?

La familia protagoniza la Semana de Pastoral
21 octubre, 2019
Curso de Bióetica: cuatro cuestiones de la vida para los cuatro lunes de noviembre
28 octubre, 2019

De la cultura de la palabra a la cultura de la imagen, cuando la realidad y las relaciones con la realidad llegan a través de las imágenes. La cultura de la pantalla, de la televisión, que se impone en la sociedad actual e influye enormemente en el crecimiento de los adolescentes y jóvenes.  Ayer, Eduardo Navarro, especialista en Pastoral Familiar en la Universidad Francisco de Victoria de Madrid y crítico de cine, compartió en la Semana de Pastoral de la Familia reflexiones valiosas en torno a aquellas imágenes que bombardean la vida diaria. Series en serio….¿Qué ven los jóvenes?, se preguntaba en el título de la exposición. Una vez contextualizados los cambios que afectan a todos, adultos y adolescentes, aterrizó en los títulos de series televisivas de más audiencia y que los pequeños ven a diario y solos. Series que comparten estilos de vida que para muchos se convierten en la realidad con la que se relacionan. Navarro enumeró muchas: Élite, Euphoria, Sex Education, 13 razones ….La que más audiencia tienen, más atractivo y sin embargo, trasladan su lectura de la realidad. Prevalece el género de tensión y de terror con protagonistas «heridos» en el corazón por la soledad, las adicciones o por sus familias rotas. Generalmente falta uno de los padres, y la fe no aparece.  Incestos, drogadicción, alcoholismo….»Y esto es lo que ven vuestros hijos en series catalogadas para chavales de 13 años de edad».

Su propuesta es que las familias consideren como espacio de encuentro el hecho de ver juntos una serie o una película. Que ese momento es propicio para acompañar, hacer nuevas lecturas que sirvan para educar en valores o para ofrecer un mensaje enriquecedor. Y  frente al rechazo rotundo de que vean estas series, haciendo crecer a los pequeños en una burbuja, Eduardo Navarro apuesta por una normalización bajo la atenta mirada de los padres de muchas de esas películas. ¿Qué puedo hacer? Preguntaba. La respuesta vino en cuatro palabras: rescatar, acompañar, educar, y contemplar .

X