San Isidro, el santo del siglo XI con valores del siglo XXI

Jornadas de Red Incola: Jóvenes migrantes, un reto con futuro
16 mayo, 2018
Una víctima del terrorismo ofrece su testimonio en Cristo Rey
16 mayo, 2018

El san Isidro del siglo XI, patrón de los agricultores, es un santo que transmite al hombre y a la mujer de hoy un mensaje que va más allá de las labores del campo. El obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, que ha presidido la misa en INEA en honor al santo, resumió su legado en el cuidado del trabajo en toda su dimensión.  Al aire libre, desgranó esos valores acompañado de Félix Revilla, director de la Escuela de Ingeniería Agrícola, y de Gérar Villar, delegado de la PAL de Valladolid, y rodeado de hortelanos y representantes del Ayuntamiento:  el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero.


Argüello ahondó en la realidad humana en relación con el trabajo. “Es bueno que nos planteemos todo el sentido de la actividad humana para ganarnos la vida, para desarrollarnos como personas, para humanizarnos, para desarrollar nuestras capacidades, cuidarnos unos a otros y para cuidar la tierra que nos ha sido dada como un don para transformarla y poder extraer de la tierra todo lo que nos da”. Apuntó las diversas perspectivas de las que aprender de san Isidro: el respeto contemplativo a la creación y de nuestros compañeros para descubrir el misterio de la naturaleza y de las personas. Vivir las cosas en clave de oración para crecer en fraternidad y aprender de su humildad en un tiempo que prevalece la autodeterminación y el aislacionismo. “Que todos arrimemos el hombro para la consecución del bien común”.
Después de la misa, todos los asistentes siguieron en procesión la bendición de los huertos. Este año hubo una parada especial dedicada a un hortelano veterano que el pasado 29 de marzo falleció, Poli. Su huerto es hoy un lugar especial en su memoria, cubierto de flores y plantas que con tanto mimo cultivaba. En el centro, dos bancos donde poder sentarse para disfrutar de este espacio privilegiado al que tanto tiempo dedicaba Poli.
La fiesta de INEA ha homenajeado al santo con actividades vinculadas a la escuela todo el día, desde las 11h. Un curso de cocina con alimentos ecológicos de Come Sano. Un master class que abrió boca para que siguiera la cata de vinos de la bodega Concejo y una cata de quesos de Las Cortas de Blas. Siguieron los talleres de arte floral y de fabricación de hoteles para insectos. En la fotografía uno de los . Un taller de chapas de las personas con enfermedad mental y un mercadillo de libros… La concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, se acercó hasta INEA para compartir este proyecto en el que ellos participan a través de los Huertos Ecológicos para jubilados. Ya por la tarde la misa, la bendición de los huertos y el tradicional baile al ritmo de las dulzainas.

 

X