Ocho de cada 10 de estudiantes de INEA trabajan al terminar el Grado

Vino solidario de Abadía Retuerta, el caldo de proyectos de futuro
30 junio, 2016
Huertos Eco-integradores, un proyecto para la inclusión
7 julio, 2016

Esta es la foto de la graduación de los estudiantes de INEA de este curso. Todo felicidad porque terminan el Grado de Ingeniería Agrícola. Lo que no saben son las buenas expectativas laborales de un estudiante de esta escuela.  Así lo refleja la encuesta Inserción Laboral elaborada por INEA con una muestra representativa de los 204 titulados de grado de los cinco últimos años. En ella se refleja que un 86% de los ingenieros ha encontrado trabajo, un porcentaje muy elevado y en correlación con otras ingenierías, carreras de las más demandadas en el país. La larga experiencia docente de 50 cursos académicos de capacitación de ingenieros agrícolas con una especialización única en la región de agroecológica rigiéndose por criterios jesuitas como compromiso, conciencia, competencia y compasión contribuyen de manera significativa a que esta inserción sea tan elevada.  Se suma, además, la larga lista de empresas con las que colabora INEA, bien para las prácticas de sus estudiantes como la bolsa de empleo.

La mayoría de los grados en Ingeniería Agrícola encuentra trabajo ocupando un empleo adecuado a su formación académica, tal y como destaca el índice de satisfacción en cuanto a la adecuación de su empleo a la formación recibida: el 83% se muestra satisfecho frente al 17% restante. A esto se suma que  la formación recibida en la escuela para alcanzar el Grado recibe del profesional en ejercicio una nota media superior a 7: el 90% la puntúa por encima del 7 y un 75%, por encima de 8. A esta nota se añade que los alumnos, en su mayoría, ven cumplidas las expectativas formativas con la formación y capacitación profesional ofrecida por la Escuela de Ingeniería Agrícola, cuya nota media en este sentido supera el 7.

El trabajo que encuentra un Grado en INEA es, en su mayoría, por cuenta ajena, con contrato indefinido y en un sector vinculado a su formación académica, si bien el espectro es amplio reflejo de las diversas posibilidades de empleo a las que puede acceder un Grado en Ingeniería Agrícola INEA. Un 85% de los que trabajan lo hace para otra empresa o para la administración, una condición a la que hay que sumar que un 66% disfruta de un contrato indefinido frente al 34% temporal, otra característica que le confiere de cierta estabilidad. La diversidad de sectores es importante y aumenta las probabilidades de inserción. Las encuestas sitúan a la cabeza el sector agrícola como el área de mayor colocación, con más de la mitad de los empleos. Los sectores restantes –agroalimentario, administración y construcción- se reparten un 30% restante.

Con estos datos, INEA apuesta por continuar su compromiso con la agroecología, mantener relaciones con empresas de distintos sectores donde los profesionales puedan practicar y ejercer  y con una formación enraizada en los 50 años de historia de la escuela mirando al futuro.

 

X