Maletas, el acto en la calle del 13 de enero en apoyo a personas migrantes

Nuevo taller del Reloj de la Familia, una guía para revisar un proyecto de vida
4 enero, 2017
En memoria y gratitud del hermano Terán
14 enero, 2017

¿Qué llevan en su maleta las personas migrantes y los refugiados? Una pregunta que también sale en el juego: ¿Qué te llevarías a una isla desierta? ¿Qué cogerías de tu casa si se incendia? Esté llena o esté vacía esta maleta, Red Íncola, la delegación de Migraciones de la Diócesis de Valladolid y otras entidades la han elegido como símbolo de esa huida, de sus necesidades, de su soledad. Y el próximo viernes, 13 de enero, a las 19.30h, celebrarán el acto de calle Maletas, en apoyo a las personas que se ven forzadas a dejar sus hogares, a viajar hasta otros países y a pedir refugio. Se enmarca en la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, 15 de enero, que este año se celebra bajo el lema «Emigrantes menores de edad, vulnerables y sin voz». La marcha arranca en la confluencia entre la calle Santiago y la plaza Mayor, y recorrerá en silencio esta calle peatonal hasta la plaza Zorrilla, donde se leerá el comunicado de esta jornada.

Para visibilizar este apoyo y la necesidad de responder a su situación, los convocantes piden la asistencia con una maleta o una mochila, que podrá ir decorada con algún mensaje visible defendiendo los derechos y la dignidad de las personas.

Se trata de sensibilizar y tomar conciencia entre todos de las injusticias que sufren las personas migrantes y refugiadas, la falta de respeto a los derechos fundamentales y la indiferencia de la sociedad.

 

“Dirijo a todos un vehemente llamamiento para que se busquen y adopten soluciones permanentes. Puesto que este es un fenómeno complejo, la cuestión de los emigrantes menores de edad se debe afrontar desde la raíz. Las guerras, la violación de los derechos humanos, la corrupción, la pobreza, los desequilibrios y desastres ambientales son parte de las causas del problema. Los niños son los primeros en sufrirlas, padeciendo a veces torturas y castigos corporales, que se unen a las de tipo moral y psíquico, dejándoles a menudo huellas imborrables”.

 

      Mensaje del Papa Francisco

X