Los colegios jesuitas de Valladolid, León, Salamanca y Burgos avanzan en red en la educación ignaciana e innovadora

El desafío de la integración: de la frontera al corazón
23 febrero, 2018
Formación fuera del aula: la javierada y la intercolegial
28 febrero, 2018

Los educadores de los colegios jesuitas de Valladolid, Salamanca, Burgos y León han compartido una jornada de formación y reflexión sobre los desafíos y compromisos educativos como parte de una red mundial -805 centros más los 13.443 de Fe y Alegría- y como miembros de la red Centro-Noroeste de la educación jesuita de España -14 centros de los 69 de EDUCSI-. Toño Allende SJ, delegado de Educación de la provincia de España, y José María Guerrero, coordinador de la zona, reflexionaron desde distintas visiones de su misión: la formación de hombres y mujeres para los demás, como compañeros de una misión de reconciliación y de justicia y desde una educación que se abre a la comprensión del mundo y que necesita de una respuestas de interculturalidad.

El análisis de Toño Allende partió del encuentro en Río de Janeiro en 2017 de todos los delegados de Educación, 80 en total. Analizó la situación actual y los grandes desafíos y compromisos para el futuro de esta gran red universal. Allende habló de retos comunes como el objetivo de crear espacios de investigación pedagógica con la ambición de inspirar en la memoria la innovación. Centros que siguen su avance en el acercamiento a los pobres, a la conciencia crítica y a la actitud de diálogo. Acciones concretas y pedagógicas que velen por el respeto y cuidado de la casa común. La potenciación de una cultura de la salvaguarda de los menores. El sostenimiento de la formación religiosa transformadora del mundo. Y generar conciencia de una ciudadanía global formando ciudadanos del mundo conscientes de que cualquier acción repercute en un mundo globalizado. Todos los desafíos de los que se desprendieron los compromisos de promover el examen ignaciano en cada uno de los centros, desde los más pequeños a los mayores. También se comprometieron en la educación en justicia, fe y cuidado del medio ambiente, a través de proyectos pedagógicos y prácticas concretas. De este encuentro en Brasil también surgió el compromiso con la red Educate Magis, una poderosa plataforma digital que hace posible la comunicación e intercambio de todos los centros jesuitas de la Compañía de Jesús en el mundo.

Los educadores de Cristo Rey y San José de Valladolid; Nuestra Señora de la Merced de Burgos, San Estanislao de Koska, de Salamanca, y Sagrado Corazón, de León, conocieron la proyección de los centros jesuitas de la zona Centro-Noroeste a la que también pertenecen Madrid, Asturias y Galicia. El futuro pasa por crear un sentido de zona -Zona Centro-Noroeste- que permita a sus miembros aprovechar la riqueza de un proyecto común de 14 centros en lo concreto como son gastos comunes y gestión común. Según adelantó José María Guerrero, esta red trabajará el futuro como parte del gran proyecto de Pedagogía Ignaciana e Innovación, un modelo que están creando y que está previsto poner en marcha entre 2018-2020. Concebir un trabajo común sobre identidad y misión que se compartirá en distintas jornadas y encuentros de pastoral. Todos los centros hacia un horizonte dibujado desde fortalezas como una definición clara de lo que se espera del alumnado, el perfil del educador y el trabajo con las familias. Guerrero se apoyó en la frase del papa Francisco como la definición de los centros educativos a los que se aspira: Nuestros centros educativos son un semillero, una posibilidad, tierra fértil para cuidar, estimular y proteger. Tierra fértil sedienta de vida.

X