La economía circular renueva INEA

El adiós que acerca
29 mayo, 2018
Cien años de Asociación de Antiguos Alumnos del San José
10 junio, 2018

Medidas concretas para renovar los huertos de INEA: captación de agua de lluvia para semilleros y para pequeños riegos de temporada… Mejora y reformulación del compostaje (hacer mejor uso de toda la materia que se desecha)…Instalación de planta de energía solar para el sistema de riego…Apertura de cuatro bancos compartidos por todos los hortelanos: banco de alimentos para su donación; banco de plantas para compartir semillas y plantas; banco de envases y embalajes y banco de aperos y útiles. Y la implantación progresiva de riego por goteo a la vez que desarrolla un plan de sensibilización del uso del agua entre los hortelanos. Estas acciones responden al modelo de economía circular y también al compromiso de INEA por el cuidado de la tierra, con el respeto a la biodiversidad y a la integración social. INEA pone en práctica ese modelo sobre el que está investigando gracias a la financiación de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid. El proyecto permitirá conocer su grado de implantación en Valladolid convirtiéndose INEA en pionero de este sistema.

El proyecto agroecológico de la Escuela de Ingeniería Agrícola INEA comienza con estas renovaciones la campaña de los Huertos en Valladolid. Tutela 630 parcelas: 430 correspondientes a Huertos Ecológicos para mayores de 60 años de Valladolid en la finca INEA y 200, a Huertos Urbanos para personas desempleadas en cuatro barrios de la ciudad. Y a la vez que contemplan acciones para el cuidado de la tierra, ponen en marcha otras de carácter social. Todas conforman un gran proyecto que implica directa e indirectamente a más de 2.000 personas en sintonía con una filosofía de cuidado de la tierra y de integración social en la diversidad. De esta manera,  los futuros hortelanos que opten a las parcelas disponibles, 39 de la finca INEA y 60 entre las zonas vallisoletanas de Barrio España, Parque Alameda, La Victoria y Santos-Pilarica, se incorporan a un proyecto amplio e integrador de la diversidad biológica y también social.

De la convivencia con la naturaleza -instalación de cajas nido, plantas alelopáticas y polinizadoras en la mayoría de los huertos-  a la integración de personas de diversa procedencia y situación: personas mayores de 60 años, desempleadas, de etnia gitana, inmigrantes, con discapacidad física, con enfermedad mental. La finca INEA quiere crear un ecosistema natural y un ecosistema social en equilibrio. Los propios hortelanos son voluntarios para la implantación de otros huertos fuera de sus recintos como son Proyecto Hombre y la Casa de Acogida de Mojados. Además reciben grupos de visitantes y les explican los huertos o son los encargados de producir alimentos ecológicos para los diversos bancos de alimentos. Un proyecto amplio apoyado por instituciones públicas como el Ayuntamiento de Valladolid, asociaciones y ONGs como Fundación Intras, ASPAYM, Red Incola, Proyecto Hombre e Instituciones Penitenciarias.

X