Fe y Desarrollo inaugura el curso con reflexiones en torno a la pandemia

Fiesta de san Ignacio, la alegría del reencuentro
29 julio, 2020
Una alumna de Cristo Rey, entre los ganadores de ‘Cuentos para la paz’ de Educate Magis
29 octubre, 2020

Nuevo curso con nuevos retos. El Instituto de Fe y Desarrollo elabora su próximo calendario atento a la pandemia y a la vez,  avanzando para ofrecer espacios de encuentro y crecimiento. Y lo hace de la mano de José Luis Saborido, Sabo, jesuita que acaba de llegar a Valladolid de Zaragoza. En su carta de presentación recuerda su tiempo es esta ciudad de la que se ha alejado durante ocho cursos vividos en Madrid, en el Área de Justicia y Solidaridad de la CONFER, y otros cinco más en Zaragoza, al frente del Centro Pignatelli.

«No habría que añadir nada a la situación en la que nos encontramos, tan nueva y desconcertante para todos, y tan trágica para los más débiles y vulnerables. Esto, evidentemente, condiciona nuestras actividades. No debemos echarnos atrás ni tirar la toalla. Queremos, dentro de nuestras limitaciones, seguir y programar las actividades que sean necesarias, convenientes o interesantes para este cuso», reconoce.

Para inaugurar todo el programa del Instituto Fe y Desarrollo, el 3 de noviembre , José Laguna, teólogo vinculado a Cristianismo y Justicia, de Barcelona, compartirá sus reflexiones en torno a la “Pandemia, vulnerabilidad y cuidados”. José Laguna es autor del Cuaderno “Vulnerables. El cuidado como horizonte político”, en CiJ, nº 219.

Un comienzo que anticipará los cursos que tuvieron que interrumpirse el curso pasado debido al Estado de alarma: El curso de Biblia “Leer al gran lector: la Biblia de Jesús”, a cargo de Víctor Herrero de Miguel, OFMCap, los días 12, 19 y 26 de noviembre.

A esta programación se suman en febrero el curso sobre la cuestión de género, por Ana García Mina, Virginia Carvajal y Javier de la Torre, de la Universidad Pontificia Comillas. Y en mayo, una Semana de espiritualidad ignaciana con la que el Instituto desea sumarse a la conmemoración Ignatius 500, un acontecimiento que nace del agradecimiento a la conversión de Ignacio de Loyola tras ser herido en Pamplona un 21 de mayo de hace cinco siglos.

 

Cartel Pepe Laguna

 

X