Encuentro de Hermandades Universitarias en el San José, la historia continúa

El arte mexicano en memoria de los refugiados y estrellas cine
2 noviembre, 2016
Presentan el libro que viaja al interior de Benedicto XVI
8 noviembre, 2016

Lo dijo el historiador jesuita Luis Fernández Martín. Hace 75 años la Hermandad del Docente de Valladolid, hoy conocida como Universitaria del Santísimo Cristo de la Luz, nació de la mano de unos Ejercicios Espirituales impartidos por el entonces rector del colegio de San José, el padre Ginés Recio —curtido en el exilio de la Compañía en Portugal, en Curía, durante la Segunda República— y con la iniciativa del entonces rector de la Universidad de Valladolid, Cayetano Mergelina. Todo ello a la sombra del Cristo de la Luz de Gregorio Fernández. Los hoy cofrades han celebrado este 75 aniversario a lo largo de este año, encabezados por los que son sus alcaldes María Ángeles Martín Bravo y Javier Burrieza, con diferentes actos donde han subrayado su herencia jesuítica.

La auténtica clausura del I Encuentro de Hermandades Universitarias y de Estudiantes ha sido una eucaristía presidida por el cardenal Ricardo Blázquez en el colegio San José. A ella han asistido numerosos cofrades vallisoletanos pero también los llegados desde Málaga, Córdoba, Jaén, Huelva, Salamanca, Cáceres y Ávila. Las palabras del arzobispo vallisoletano denotaban satisfacción ante la oportunidad de unirse estas cofradías en torno al anuncio del Evangelio en los ámbitos académicos en los cuales han nacido o están trabajando. Igualmente, dio las gracias a las autoridades universitarias de Valladolid por haber sabido mantener la capilla que heredaron de sus mayores, presidida por el mencionado Cristo de la Luz, propiedad del Museo Nacional de Escultura aunque depositado en la Universidad desde 1940 para ser alumbrado por la Hermandad durante todo el año.

Han sido tres días con una intensidad de momentos especiales. Desde la inauguración de la exposición “Lux Aeterna” en el claustro del Colegio de Santa Cruz con fotografías de José María Pérez Concellón y Alex Berdote, hasta la primera ponencia inaugural, con monseñor Luis Javier Argüello García. Como anterior profesor universitario en el ámbito del Derecho Administrativo, el obispo Argüello destacó el papel que en una cultura del diálogo y del encuentro, deben desempeñar los cofrades de las hermandades académicas. El sábado 5 de noviembre, con la coordinación del profesor de Historia de la UVA Javier Burrieza —habitual en la trayectoria del pasado de la Compañía de Jesús—, las distintas cofradías fueron presentando sus orígenes, evolución, patrimonio, pero también sus trabajos, dificultades y temas pendientes. La mañana concluyó con una visita a la penitencial de la Santa Vera Cruz, admirándose ante los pasos de Gregorio Fernández y Andrés de Solanes.

Ya la tarde del sábado la inauguró el académico e investigador Joaquín Díaz, en cuya ponencia desarrolló los conceptos fundamentales en el origen de todo tipo de cofradías, desde finales del medievo y el principio de la modernidad. La jornada concluyó en el templo clásico del monasterio de las Huelgas Reales, donde el grupo de Ismael Fernández de la Cuesta —la gran autoridad en la interpretación y grabación de la música litúrgica gregoriana— interpretaron la misa de Todos los Santos, piezas de una belleza sin par, dentro de un cenobio de monjas cistercienses.

clausura-encuentro-hermandades-_-2

El domingo se inició con una oración ante el Cristo de la Luz dirigida por el claretiano Eugenio Oterino, consiliario de la Hermandad vallisoletana; con un recorrido por el antiguo Colegio del Cardenal Mendoza con la actual biblioteca histórica de la Universidad; con la lectura de las conclusiones y la reunión en torno a la mesa de la Eucaristía en la espléndida y bellísima Capilla del Colegio de San José, concelebrada por el superior de la comunidad, el padre Ismael, junto al cardenal Blázquez y con la música del Coro del centro. Al finalizar, cofrades de toda España han rodeado al prelado vallisoletano y presidente de la Conferencia Episcopal en una fotografía de recuerdo, ante la mirada atenta de la Virgen de los alumnos de los jesuitas. La misma que recibía la oración, hace 75 años, del padre Ginés Recio.

 

X