En memoria y gratitud del hermano Terán

Maletas, el acto en la calle del 13 de enero en apoyo a personas migrantes
9 enero, 2017
La Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, oración y llamada
17 enero, 2017

Recuerdos y gratitud dedicados al hermano Terán. En memoria de su rica personalidad. De sus cualidades innatas: creativo, positivo, optimista y con una gran capacidad de relación. Las palabras de Félix Revilla SJ, quien presidió la eucaristía de acción de gracias por su vida el pasado martes en la iglesia de Ruiz Hernández, desgranaron la vida y la religiosidad de este jesuita. Falleció el pasado 29 de diciembre a los 89 años de edad en Villagarcía de Campos y la Compañía de Jesús de Valladolid compartió ayer esta celebración con quienes vivieron de cerca su fidelidad a la Compañía y a su vocación. Estuvieron representadas de manera especial las agrupaciones de teatro de la ciudad como la Gente de Teatro de la Facultad de Medicina. Sus recuerdos, expresados con cariño a la salida de misa, son reflejo del servicio al que se entregó durante 40 años el hermano en la Sala Borja. Un Terán apóstol, como decía Félix Revilla, entregado a un trabajo apostólico importante para él mismo, para la Compañía y para la ciudad de Valladolid: el teatro. La interpretación es considerada fuente de conocimiento de uno mismo y de los demás y Terán lo alentó desde esta sala a la que tuvieron acceso varias generaciones. De alguna manera, contribuyó desde este espacio a algo más que la difusión de la cultura, que también. Facilitó la libertad de expresión a pesar de momentos difíciles. Con su buen hacer se convirtió en referencia para la cultura de la ciudad y construyó una obra grande al servicio de Dios.

X