El Triduo Pascual a la luz de la Laudato Si´

Eutimio Martino nombrado Cronista de la Provincia de León
16 abril, 2019
Escuchar, contemplar y hacer memoria
21 abril, 2019

El Coro Nueve y Cuarto abrió la misa del Domingo de Ramos con la canción Bienvenido de 33 El musical. Los ramos de olivo y de laurel anuncian que se trata de un día especial. Que la lectura de la Pasión de Jesús anticipa los lugares, personajes y episodios que inspirarán esta semana de encuentro, oración y silencio a la luz de la Cruz y de la Resurrección. Serán días para compartir en la iglesia del Corazón de Jesús la reflexión de Jaime Tatay SJ, los oficios y la Vigilia del Sábado Santo. En el Centro Arrupe de INEA, CAPA, la Pascua Universitaria MAGIS, o en la iglesia de los Sagrados Corazones de Las Salesas la Hora Santa del Jueves Santo.

Puntos del día con Jaime Tatay SJ. a las 11h. en la iglesia de los jesuitas. Inspirado en la Laudato Si´y en la liturgia pascual, este jesuita compartirá sus reflexiones en torno a la Pasión de Cristo.
Jueves SantoComo brotes de olivo, en torno a tu mesa, así son los hijos de la Iglesia.
Viernes Santo: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo.
Sábado Santo: Fijaos en la higuera o en cualquier árbol cuando echan brotes […] cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el Reino de Dios.
Jaime es natural de Valencia. Es ingeniero de montes y doctor en Teología. En la actualidad dirige la revista Razón y Fe y es profesor en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. Autor de numerosos artículos, escribió el capítulo titulado «De la “cuestión social” a la “cuestión socio-ambiental”. Implicaciones de Laudato si’ para la Doctrina Social de la Iglesia», del libro Cuidar de la Tierra, cuidar de los pobres, publicado igualmente por la editorial Sal Terrae. Recientemente, ha publicado La llegada de un Dios salvaje con la editorial Sal Terrae.
EN TU CRUZ 
En tu cruz, Señor, solo hay dos palos,
el que apunta como una fl echa al cielo
y en el que acuestas tus brazos.
No hay cruz sin ellos y no hay vuelo.
Sin ellos no hay abrazo.
Abrazar y volar,
ansias del hombre en celo.
Abrazar esta tierra
y llevármela dentro.
Enséñame a ser tu abrazo.
A ser regazo tuyo y camino hacia Ti
de regreso.
Pero no ser camino mío,
sino con muchos dentro.
Dime cómo se ama hasta el extremo.
Y convierte en ave la cruz que ya llevo.
¡O que me lleva!
Porque ya estoy en vuelo.
(Ignacio Iglesias, SJ)
X