El premio a una labor educativa

Laudato Si´: Clamor de la tierra, clamor de los probres
20 octubre, 2015
Bioyantar, en los medios y en el corazón de muchos
25 octubre, 2015

 

El Premio Vicente Ferrer distinguió la labor educativa de Cristo Rey este verano. Un premio que reconoce y también obsequia a los profesores con un viaje a Marruecos para conocer de cerca proyectos de desarrollo como los que difunden en sus programas educativos. De él está disfrutando ahora una de las dos profesoras que presentaron el proyecto Creemos (en) un mundo mejor, Laura Lozano.  “El seminario está siendo una gran experiencia. Llegamos el sábado a Casablanca y nos trasladaron a Rabat. El domingo tuvimos visita guiada por la ciudad lo que hizo que nos fuéramos conociendo los participantes. Somos un grupo de 28 personas y tres técnicos de las dos instituciones que promocionan este galardón: la Agencia Española de Cooperación y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”, escribe.

Este seminario está integrado por una parte formativa y otra de ocio. Han sido recibidos por el  embajador de España en Marruecos en la misma embajada. “Nos habló sobre la importancia de nuestra labor y sobre la cooperación española en Marruecos que cada tienen lazos más firmes”, explica. “A continuación, los técnicos de la AECID de la embajada profundizaron sobre los proyectos que llevan a cabo aquí”. Han visitado el colegio español de Rabat, allí conocieron su función en esta ciudad y su labor con alumnos españoles y marroquíes promoviendo la lengua y la cultura española.  Han conocido el testimonio de uno de los responsables de la ONG Movimiento por la Paz (MPDL), que les ofreció una visión muy completa del país y de sus proyectos aquí. Esta inmersión continúa toda la semana: “Hoy nos llevan a Larache y Tetuán para conocer sus proyectos sobre el terreno…»

(Laura está en el centro de la fotografía tomada en la Embajada de España en Marruecos, la quinta de izquierda a derecha).

X