Presentan el libro que viaja al interior de Benedicto XVI

Encuentro de Hermandades Universitarias en el San José, la historia continúa
7 noviembre, 2016
Rostros y testimonios de la misericordia
9 noviembre, 2016

La edición castellana del libro Benedicto XVI. Últimas conversaciones con Peter Seewald, de Mensajero, ha sido fraguada desde los despachos de Ruiz Hernández. El Grupo de Comunicación Loyola tiene allí la Dirección Editorial, de la que es responsable Ramón Alfonso Díez. Su edición y traducción vio la luz en el mes de octubre y un mes después, ayer 7 de noviembre, en la sala Alfa y Omega del Arzobispado de Madrid, el cardenal electo, Carlos Osoro, el periodista vallisoletano de Antena 3 Televisión y de Vida Nueva, Antonio Pelayo, acompañados de los representantes del grupo editorial, Ramón Alfonso y José María Rodríguez Olaizola sj, desgranaron las novedades del libro. Aportaciones inéditas que convierten al libro en una joya: el legado humano de un hombre que guió la iglesia durante 8 años, renunció cuando consideró que fallaban sus fuerzas y confiesa abiertamente que tiene un marcapasos, de que no ve del ojo izquierdo y de que no puede prescindir de la siesta desde que se trasladó a Roma. Su protagonista, a  través de las preguntas formuladas por el periodista alemán, realiza el primer balance de un papa a su pontificado.

Por otros muchos despachos se han fraguado ediciones en otros muchos idiomas, la próxima será la inglesa. Todo un impacto de estas conversaciones de las que Osoro destaca la «delicadeza especial» dedicada por el papa emérito a asuntos importantes como la familia y los estudios de Ratzinger, su nombramiento como arzobispo y prefecto por parte de Pablo VI y san Juan Pablo II. El periodista Antonio Pelayo se asombra de la libertad con la que habla de sí mismo y de su sucesor, y de la benevolencia especial con la que se refiere a otras personas. Un libro que, como definió Ramón Alfonso, es un “viaje interior de un hombre que no solo abre su mente sino también su corazón, su intimidad y su fe” y que consigue su propósito: dar a conocer al hombre y al pastor.

X