Desde el verde corazón de la Amazonía

El Open Familias, un encuentro que contó con la asistencia de padres de Cristo Rey
6 octubre, 2016
Noviembre, una novela en defensa de los más desfavorecidos
17 octubre, 2016

Más que un título Amazonía: aprender a cuidar la casa común es una declaración de principios. Ayer, martes, el jesuita español Fernando López y la religiosa indígena Arizete Miranda corroboraron cómo ese fundamento es la esencia de la supervivencia de los grupos indígenas aislados que viven en lo más profundo de este pulmón del planeta. Y a la vez, es una máxima destruida por quienes tratan de obtener de esos recursos naturales el mayor rendimiento económico. «La tierra nos hermana», decían. «Hay que corazonar la vida». Y aquí vida es todo y todos: hombre y naturaleza en sincronía. Mientras, las imágenes reflejaban esos pueblos en sintonía y plena convivencia. «Corazonemos en nuestra casa común». Desde esa realidad, en la que viven desde hace muchos años, ellos defienden que «la tierra es nuestra mejor escuela«, una máxima convertida en el lema de la campaña de Entreculturas.

Fernando y Arizete fundaron el Equipo Itinerante cuya labor es detectar los grupos en aislamiento en la Panamazonía, área que cubre 9 de los 12 países sudamericanos. Una vez identificados se procura su conservación sin entrar en contacto con ellos por los riesgos que entraña para ambas comunidades. Actualmente hay constancia de 100 grupos de los 145 que pueblan la Panamazonía (hay 160 grupos aislados en todo el mundo). Buscan su supervivencia en el mismo lugar que sus antepasados porque su aislamiento es el mejor reflejo de que aprendieron todo de la naturaleza para seguir de generación en generación poblando ese corazón verde.

Llevar este ejemplo de ciudad en ciudad forma parte de la campaña de Entreculturas pero la comunidad en torno a la Compañía de Jesús de Valladolid ha querido acogerla en la Sala Borja coincidiendo con el martes, un día para impulsar la iniciativa de #losmartesverdes Su objetivo no es otro que el de visibilizar con pequeños gestos -como vestir algo verde- que es responsabilidad de todos y de cada uno por mantener con vida el mundo y que es posible generar poco a poco otra forma de relación con la creación y con los otros. Este testimonio desde el corazón de la Amazonía de Fernando y Arizete es un impulso a #losmartesverdes

 

X