Cristo Rey, premio de Innovación por poner valor social a los datos de la domótica

Defendemos la Educación, sostenemos el mundo
11 abril, 2019
Eutimio Martino nombrado Cronista de la Provincia de León
16 abril, 2019

Un hábito humano diario cumplido es síntoma de normalidad. Un hábito humano interrumpido es señal de que algo pasa. El trabajo de un equipo de estudiantes de Cristo Rey por el que han recibido el Premio de Investigación e Innovación de la Consejería de Educación, Interfaz domótica con acceso a cloud services, precisamente registra los datos de los sistemas domésticos, analiza los patrones repetitivos y detecta anomalías. Datos importantes si la ‘anomalía’ está ocasionada por una emergencia o una enfermedad de uno de sus usuarios. Más si es una persona mayor, sola, o una persona con discapacidad. Son datos con valor social porque gracias a ellos se puede dar una respuesta adecuada a una necesidad concreta.

El trabajo premiado, uno de los 62 presentados a esta VI convocatoria, pone los datos domóticos al servicio de la persona. Son datos que cuidan de las personas porque los sensores son capaces de reconocer incluso la voz del usuario. Ángel Antón, Adrián Cifuentes y Miguel Escudero, estudiantes de FP, bajo la dirección de su profesor, Julio Alberto Hernández, han trabajado para que los datos domóticos estén al servicio de las personas y que si una persona con una discapacidad emite un sonido para su comunicación el sistema lo interprete adecuadamente y responda a tenor de la demanda.

La idea es fruto de una semilla ya plantada en la edición Gigas for Schools, el programa puesto en marcha por la red de colegios jesuitas y Gigas, compañía española de ‘cloud computing’. En este contexto escolar en el que se  promueve el emprendimiento tecnológico entre los jóvenes, nació el germen de lo que esta semana ya recibido el reconocimiento de la Consejería de Educación: uno de los tres premiados entre los 22 trabajos finalistas.

Noticia en Tribuna de Valladolid.

Consejería de Educación de Castilla y León

X