Arnáiz, un jesuita de Valladolid cuya historia se recuerda 90 años después de su muerte en TVE

MAG+S, la experiencia que lleva a más la JMJ
14 julio, 2016
Nicaragua, la experiencia educativa de calidad
8 agosto, 2016

Se cumplen 90 años del fallecimiento del padre Tiburcio Arnáiz, un jesuita de Valladolid (11 de agosto de 1865) cuya vida transcurrió principalmente en Málaga donde murió el 18 de julio de 1926. La ciudad levantó una escultura en su honor en reconocimiento de su compromiso por los pobres y desfavorecidos. El próximo domingo 17 de julio el programa Testimonio, La 2, dedicará un reportaje a su figura por su honda convicción personal con la que se volcó con los “campesinos, enfermos y pobres”. De sus acciones en beneficio de las zonas rurales, pueblos y comarcas nació la Obra de las Doctrinas Rurales. Actualmente, está abierto el proceso de beatificación cuyos pasos van siendo reflejados en esta web.

Las Misioneras de las Doctrinas Rurales definen a su fundador como un misionero que sigue los pasos de su principal modelo san Francisco Javier. Entre otras labores, alquilaba una de las habitaciones del «corralón» –casa grande habitual en el Málaga de finales del siglo XIX y principios del XX donde vivían los vecinos en habitaciones compartiendo cocina y baño-  y la convertía en una pequeña escuela –él la llamaba“miga»-. Allí enseñaba a los pobres a leer, escribir y hacer cuentas. Su entrega radical,  a pesar de su frágil salud a partir de 1920, hace que su memoria siga viva y sea recordado con gratitud.

X