A la luz de san Ignacio

Los Ejercicios Espirituales para la conversión ecológica
1 agosto, 2018

Las felicitaciones por san Ignacio llegaron por todos los canales, del wassap a viva voz, un beso y un abrazo.  Y por todos los rincones, desde América y otras partes del mundo, a la iglesia del Corazón de Jesús en Valladolid. La familia ignaciana vivió ayer el gran día de celebración por la vida de Ignacio. Por la de ese hombre santo seducido por Dios que sigue inspirando transformaciones. Ese  corazón conquistado que contagia a otros muchos corazones. Gérar presidió la eucaristía en la iglesia de Ruiz Hernández acompañado de otros jesuitas de la PAL de Valladolid, Villagarcía de Campos y León, y de muchos amigos de la comunidad ignaciana. Una familia grande que recordó valores de Ignacio de Loyola: “Hombre de sueños. Hombre de acción. Hombre con otros”.

Su sueño y objetivo de ayudar a las ánimas. Su acción impulsada desde la oración, la escucha y el discernimiento. Su unión y entrega a los otros para conseguir su objetivo y para transformar el mundo. Todo un recuerdo presente en las palabras de Gérar que invita a dejarse también transformar, con un corazón encendido que permita ser antorcha, que ilumine y encienda otros fuegos.

 

A vosotros os llamo amigos

 

A vosotros,

que compartís mi proyecto

y lo lleváis a cabo;

a vosotros,

que recibís mi Palabra

y la ponéis en práctica;

a vosotros,

que os reunís en mi nombre

y evocáis mi presencia,

os llamo amigos.

A vosotros os llamo amigos.

A vosotros,

que afrontáis la realidad

e intentáis mejorarla;

a vosotros,

que no renunciáis a la utopía

y camináis hacia ella;

a vosotros,

que dais una oportunidad

a un futuro mejor,

os llamo amigos.

 

(Joaquín Suárez Bautista

X