Memoria y futuro en compañía

Fallece el hermano Terán, alma de la Sala Borja durante 40 años
29 diciembre, 2016
Nuevo taller del Reloj de la Familia, una guía para revisar un proyecto de vida
4 enero, 2017

Alber, Lobo, Ares, Cano, Fonfo, Gadea….jesuitas de aquí y de allí. Que viven en Madrid y Hospitalet y pasan unos días con su familia y amigos en Valladolid. El viernes 30 se encuentran en Ruiz Hernández con gente del Centro Loyola y de las comunidades ignacianas. Una merienda para celebrar que la comunidad jesuita se ensancha. Que quien regresa encuentra su sitio aquí. Una acogida de poco tiempo y mucho encuentro: alejados de los wassap y correos electrónicos. Vale la mirada, la sonrisa, la palabra y los deseos para el año próximo.

Finalizan 2016 compartiendo memoria del año entre todos: “Ha sido un año de contrastes”, dice Alber que ha pasado de vivir volcado en Nazaret-Alicante- a Pueblos Unidos –Madrid-. Una labor social de distinto perfil y mismo fondo. “Aprendiendo y disfrutando”, dice Lobo, maestrillo en El Recuerdo. En el horizonte el fin de esta etapa que disfruta entre los alumnos y la compañía de su comunidad residente de este colegio de Madrid. “Un año intenso y de cambios que te hacen volver a las cosas importantes de la vida: la familia, la amistad, la Compañía de Jesús”, comenta Alberto Ares. “Dios va tocando con situaciones concretas”. Sigue compartiendo memoria Cano, para quien su experiencia en el hospital –es residente de Psiquiatría en La Paz- le ha abierto los ojos a lo sagrado y frágil de la persona. “En el hospital se puede hacer mucho: tocar a la gente y tocar con amor”. Fonfo habló de su experiencia en Hospitalet en una comunidad jesuita abierta a un refugiado de Ucrania. “Es una experiencia bonita”, comenta. Atiende la pastoral de dos parroquias, un trabajo vocacional intenso que le divide.

Se intercalan a las experiencias jesuitas la de los laicos. Hablan desde dentro de lo que el 2016 les ha regalado, les ha arrebatado o les ha cambiado. La maternidad de mellizos. La celebración de su  boda. La formalización de un compromiso matrimonial. Un cambio de trabajo y con ello, un cambio de vida radical… Siguen las memorias de ese tiempo que pasa por fuera y por dentro y hace su milagro. Al finalizar llega Sergio Gadea. Ya está todo recogido. En escasos minutos le toca señalar su hito futuro: su ordenación en marzo. Todo ilusión. Un muestra de que esta compañía sigue creciendo. Sigue ensanchándose.

[nx_youtube_advanced url=»https://www.youtube.com/watch?v=MOAuaWwzzeA&feature=youtu.be»]

X