Un deseo que llena iglesias y colegios. Paz, sobre todo, paz. La comunidad jesuita de Valladolid vive estos días la bienaventuranza de la paz congregando como hermanos a quienes comparten ese mismo espíritu. Primero, la iglesia del Corazón de Jesús reunió el pasado jueves a representantes de Red Incola y Entreculturas en torno a la paz. Una vigilia que pivotó con las claves del mensaje del papa Francisco. Para que cada uno se convierta en artífice del amor de Dios, del perdón, de la justicia y de la paz… Hoy son los colegios Cristo Rey y San José donde han alzado la voz para hacer llegar el gran deseo de paz

“Deseamos paz”, reza uno de los manifiestos. Esa paz que hace más feliz la vida porque es acogida; Cuando llega un alumno nuevo a mi clase o a mi grupo de amigos, ¿le ayudo a sentirse bien e integrado? “Damos gracias por las veces que nos hemos sentido acogidos y por las veces que hemos sabido acoger de corazón a otros”.

Esa paz que es respeto:  ¿Soy capaz de acercarme al que es diferente a mí con respeto y cariño? ¿Me enfado si alguien no piensa como yo? Damos gracias por todos los que nos enseñan que la riqueza está en la diversidad.

Paz que es diálogo: Cuando alguien me ofende o me molesta, ¿soy capaz de escucharle y dialogar? Damos gracias por las personas que nos dan ejemplo de lo poderosos que son el diálogo y la escucha.

Paz que es perdón:  ¿Me resulta fácil pedir perdón? ¿Y perdonar? ¿Qué me cuesta más pedir perdón o perdonar? ¿Qué sentimientos provoca en mí?  Damos gracias por las personas que nos perdonan cuando no hacemos las cosas bien y por las que nos han dado su ejemplo de perdón en situaciones en las que parecía difícil perdonar.