La Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado del 14 de enero ha movido a la Fundación Red Íncola y a la Delegación Diocesana de Migraciones junto con otras ONG a convocar para el próximo 12 de enero, a las 19.30h., la formación de una gran cadena humana a favor de la acogida, hospitalidad y convivencia de los emigrantes y de los refugiados. Recorrerá la calle Santiago, partiendo desde la plaza Mayor hacia la plaza Zorrilla, donde se leerá el manifiesto. El lema de la jornada de este año es Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados.

De esta manera, Red Íncola se suma a la inquietud eclesial, tan difundida por el papa Francisco, ante la difícil situación de millones de migrantes y refugiados en el mundo. Acoger para ampliar las posibilidades de que puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino. Proteger a través de acciones en defensa de sus derechos y de su dignidad, independientemente de su estatus migratorio. Promover para trabajar con el fin de que a todos, emigrantes y refugiados, y a las comunidades de acogida, se les dé la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones. Integrar en el plano de las oportunidades de enriquecimiento intercultural generadas por su presencia. “La integración no es «una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural. El contacto con el otro lleva, más bien, a descubrir su “secreto”, a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno”, dice el papa Francisco en su mensaje pontificio para este día.