Una noticia mazazo sobre la que se han volcado miles de mensajes en la televisión, en las redes sociales y entre las comunidades donde vivimos. Nadie es ajeno hoy a los actos terroristas cometidos en Barcelona y Cambrils. Las redes sociales –Facebook, Twitter, Instagram, Wassap…- son el espacio común de aquellos mensajes que las miradas expresan sin ataduras: tristeza, conmoción, solidaridad y un poderoso sueño de paz. Hoy, desde SJValladolid, nos sentimos unidos en la oración quienes formamos parte de la Pal de Valladolid, Villagarcía, Palencia y León y quienes integran esta gran familia ignaciana, en especial, quienes sufren de cerca el dolor, la plataforma de Cataluña. De manera especial, hacemos presente la oración Ante el sinsentido de Rezandovoy Porque es la paz la que inspira el abrazo a la cruz para derribarla y que el amor tenga la última palabra: “Señor, te pedimos hoy por este mundo herido”. Contra esta sinrazón que levanta muros, otros muros, los de Facebook,  ponen luz desde el raciocinio y la reconciliación. En el de José María Rodríguez Olaizola  Una oración por Barcelona su mensaje hace presentes a las víctimas multiplicándose la misma plegaria entre miles de muros más que lo han compartido: “Por los fallecidos en primer lugar. Por sus historias truncadas”… Esta oración recuerda el intenso deseo de paz para que se convierta en clamor, en camino y en resultado.

Red Incola, la campaña de Hospitalidad y quienes conforman el Servicio Jesuita al Migrante coordinado por Alberto Ares exhiben el mensaje de la Comisión Islámica de España reiterando su compromiso contra cualquier tipo de violencia. Un mensaje que contribuye a despejar esa tendencia cruel de señalar injustamente: Por las gentes de paz que, ante esto, serán señaladas injustamente, por entrar en una etiqueta, una categoría, o una adscripción religiosa. Siguen los mensajes de los muros: “La violencia no es el camino ni ahora, ni nunca. El amor nunca se apagará por el miedo o la violencia gratuita. Todo nuestro apoyo a las víctimas. Toda nuestra solidaridad con #Barcelona”, reza el perfil de la campaña Hospitalidad.

Otros son capaces de expresar memorias y deseos; solidaridad e impotencias en los 140 caracteres: Con el corazón en esas ramblas…tuiteaba Dani Villanueva @danivillanueva. Duele #Barcelona. Duele #Ramblas, recordaba Dani Izuzquiza @DanIzzzSJ .

Entreculturas suma su voz: Tristeza, dolor e indignación ante el sinsentido de la violencia. Todo nuestro apoyo a las víctimas. Toda nuestra solidaridad con

Compartimos esas voces desde Cataluña, nuestras aquí y en otros lugares del mundo: “La pau és més forta que l’odi” . Llorenç Puig, delegado de la PAL de Cataluña, expresó así su primera reacción en su cuenta de Twitter @puigpuig : “Impresionado por el atentado de hoy. Estas cosas realmente dejan sin palabras porque no se entienden. Oremos y construyamos juntos la paz! 

Cristianimos y Justicia @CiJusticia: “Desde Barcelona, nos unimos al dolor de nuestra ciudad y rezamos para que la paz reine de nuevo en nuestro mundo”.

Instagram también es espacio sereno contra la violencia. Mensaje de Alberto Ares SJ: “La violencia no es el camino ni ahora, ni nunca. El amor nunca se apagará por el miedo o la violencia gratuita. Todo nuestro apoyo a las víctimas. Toda nuestra solidaridad con #Barcelona #Cambrils #Hospitalidad @socialjesuitas”

 

Paz a vosotros

Paz para las almas angustiadas.

Paz para los pueblos enfrentados.

Paz para los cuerpos doloridos.

Paz para las conciencias atormentadas.

Paz para los espíritus resentidos ¡Paz!

 

PAZ A VOSOTROS

 

La paz de la concordia y el buen entendimiento.

La paz del corazón, curadas y restañadas las heridas.

La paz que brota de la justicia.

La paz de quien vive en la verdad.

La paz del que crece en libertad. ¡Paz!

 

PAZ A VOSOTROS

 

Paz, no sólo ausencia de guerra.

Paz, no la paz de los cementerios.

Paz, no la paz de los resignados.

Paz, no la paz del miedo y la sumisión.

Paz, no la paz recelosa y amada.

Paz, sin vencedores ni vencidos,

sin prepotentes ni humillados. ¡Paz!

 

PAZ A VOSOTROS

 

Una paz solidaria, compartida.

Una paz que es reconciliación

con la vida y con nosotros mismos.

Reconciliación entre los hombres,

entre los pueblos, entre las razas,

entre los vecinos, entre los ciudadanos.

Una paz que es reconocimiento y aprecio,

tolerancia y respeto.

Con el mundo y con la naturaleza entera.

Una paz que asume las tensiones,

afronta los conflictos

y los resuelve pacíficamente.

Una paz dialogante, convergente. ¡Paz!

 

PAZ A VOSOTROS