El 31 de julio, día de san Ignacio de Loyola, el calendario de la PAL Valladolid, Villagarcía, Palencia y León arranca su última hoja del curso 2016-2017. Esa agenda señalada de actividades comunes compartidas por esta familia ignaciana en ese deseo de seguir el camino emprendido por el santo. Vida y oración configuraron su noble proyecto que hoy inspira la labor, aquí y ahora, con sus aciertos y sus dificultades. El curso comenzó con la celebración de la Congregación General 36 (octubre 2016) y el nombramiento del nuevo general Arturo Sosa.  La reconciliación inspira el nuevo horizonte y para quienes comparten el proyecto de esta PAL, esos sueños se concretaron en abril, gracias a la  visita de José Ignacio García, uno de los electores, quien ahondó en el sentido pleno del término reconciliación y su acción concreta: “Desde una identidad construida con el encuentro”, dijo entre otros retos.

Encuentros, despedidas y acogidas. La visita a Valladolid del provincial saliente, Francisco José Ruiz, ofreció la oportunidad de encuentro con quien ha estado a la cabeza de la Compañía de Jesús durante tantos años.  Habló de logros y desafíos para despedirse de la PAL. “Las fuerzas han roto muros para soñar”, dijo, “en el sentido corporativo, solidario y de creatividad”. Reconoció que ha adquirido una vitalidad que está dando sus resultados y marcando una identidad propia. Y ante estos logros de mayor presencia diocesana y social también planteó retos: creatividad apostólica inspirada en la escucha de necesidades y en la oración. En la línea de sus aportaciones,  José María Rodríguez Olaizola, primero en el encuentro de la PAL en abril y después en su despedida de Valladolid como delegado de la PAL, también incidió en la ruptura de “muros para que cada vez más gente se sienta incluida; ganar la mayor incidencia posible hasta llegar, de verdad, a la mejora de las condiciones de vida de muchos y encajar este proyecto en una misión más amplia”.  El nuevo provincial, Antonio España, y el nuevo delegado de la PAL, Gerardo Villar, toman el relevo desde dos ámbitos que articulan el proyecto global de la Compañía de Jesús y esta PAL de Valladolid-Villagarcía-Palencia y León, en particular.

Y sí, el encuentro y el espíritu ignaciano estructuran el calendario de esta PAL. El primero, en septiembre. El Mercadillo ecológico y solidario de INEA. Inicio de curso que pone en marcha el gran calendario  jalonado de #LosMartesVerdes y las acciones a favor del cuidado de la Casa Común y muchos encuentros más: visita desde la Amazonía de Fernando López y Arizete Miranda, acercando un espacio natural en peligro. La presentación del libro Noviembre de Jorge Galán, en memoria de los mártires de El Salvador, y meses después el de Memoria y gratitud de Blázquez, difundiendo desde la Sala Borja el sentido de una vida consagrada. La entrega de becas para el estudio a escolares apoyados por Red Incola, como compromiso concreto con el poder transformador de la educación. Las carreras Ríos de Luz y Corre por una causa, convocatorias que ponen en el punto de mira a Entreculturas y su labor desde la educación en países del Sur. Y los colegios, San José y Cristo Rey, con sus desafíos pedagógicos y de formación integral abriendo sus puertas en múltiples eventos. Retiros, eco-retiros, oficios, semanas teológicas, semanas sociales, danza contemplativa, oración comunitaria, vigilia, las Bienaventuranzas a la luz de Chércoles….Más de 80 fechas marcadas por alguno de estos encuentros encaminados a escuchar, orar y sentir. El curso que viene comienza de nuevo con el Mercadillo Ecológico y Solidario de INEA. 29 de agosto  #LosMartesVerdes