Más acciones a favor de la integración del migrante desde Red Incola. Así lo refleja la Memoria 2016 presentada este miércoles. Siguen llegando nuevas personas para recibir apoyo -578 de las 1.739 personas atendidas en 2016-.  El acompañamiento se concreta en 260 acciones de mediación y apoyo en un entorno desconocido como es un hospital, la consulta del médico o cualquier circunstancia en la que entender lo cambia todo. Más actividades, de la orientación laboral desde la formación a la celebración de eucaristías multiculturales.  Sobre la educación y el empleo pivota gran parte del trabajo de Red Incola encaminado a eso, a la integración plena. Esta memoria revela grandes esfuerzos –personales (ampliación de la plantilla y del tejido de voluntarios) y económicos (cerca de 223.000 euros de presupuesto)- como una demostración más de que esta integración ha de ser “bidereccional”: de quienes acogen hacia quienes llegan y viceversa.  Eduardo Menchaca, María Miranda, Silvia Arribas y Félix Revilla mostraron las dos caras de esta labor ante los medios de comunicación. Logros conseguidos: cada día hay más personas inmigrantes participando de la comunidad que nace en este entorno. Retos, muchos: convertir Valladolid en tierra de acogida, sin sesgos por nacionalidades, sin desigualdades laborales por procedencias, con integración educativa de los menores cuyo absentismo es reflejo de las dificultades de la deseada y necesaria integración.

El balance está bien reflejado en esta Memoria 2016, como relato que afronta corrientes contrarias: la islamofobia, la marginación, acuciantes necesidades básicas de alojamiento y de alimentos, inalcanzables exigencias para pertenecer al equipo humano de una empresa.  Hoy, Red Incola se presenta como miembro de la Red de Atención al Migrante de la Junta de Castilla y León, por eso se da a conocer como Centro Integral de Inmigración, uno de los nueve abiertos en Valladolid y de los 41 en la región. Con todo, sigue su trabajo iniciado hace 10 años, tejiendo una red mayor y más fuerte hacia ese futuro. Un horizonte que no es fácil. Por eso, piden la elaboración de un estudio que refleje la realidad de los niños en los centros escolares de Valladolid y con sus resultados, actuar. Participan en un estudio nacional sobre las condiciones laborales del empleo doméstico de la mujer inmigrante, hoy único sustento estable de muchas familias. Potencian el área de apoyo laboral acompañando, guiando, formando y alentando, porque ven los problemas de las mujeres inmigrantes.

Niños, mujeres (en especial mujeres árabes) y trabajadores o futuros trabajadores son la cara de esta labor dirigida a personas con nombres, reflejadas en cada uno de los números. Todos ellos son memoria y vida de Red Incola.

 

 

rueda de prensa