Reflexiones y opiniones que dejan huella. Palabras llenas de sentido que invitan a pensar. Inquietudes humanas reflejadas con arte como el que los alumnos de 2º de Bachillerato de Ciencias Sociales de Cristo Rey, Rodrigo Anta e Iván López, han volcado en dos columnas de opinión premiadas. Dedicadas a la amistad y a los logros de la vida, con profundidad, sus columnas han obtenido el segundo y tercer premio, respectivamente, del concurso Columnismo para Jóvenes Escritores Francisco Umbral Atrévete a cruzar el Umbr@l 3.0, organizado por la Fundación Francisco Umbral con el apoyo del Ayuntamiento y del diario El Norte de Castilla. Se enmarca dentro de los talleres sobre periodismo que imparten a alumnos de diferentes centros en Castilla y León. En esta tercera edición, han participado 340 alumnos de bachillerato.

En el primer artículo galardonado, que lleva por título Réquiem del cocodrilo, Rodrigo reflexionaba sobre el valor de la amistad y el enorme oportunismo que se da últimamente en la vida pública, destacando que soledad ante la muerte es algo que todos sentiremos tarde o temprano:

A la hora de decir unas palabras puede que sea Miguel, Laura o quizás Javier, quien consiga armarse de valor, para subir y decir unas palabras. Éstas, seguramente se verían interrumpidas por un duro nudo en la garganta, ya que si están ahí es porque les importé y ellos me importaron a mí. O quizás no. Quizás el único asistente de la sala sea el amable hombre de la limpieza que, entre parada y parada, se acaricia el bigote mientras limpia el polvo de la sala. Puede que no haya Miguel ni Laura que valgan a la hora de leer unas palabras. Es un supuesto triste; un supuesto que, a la hora de imaginar su última reunión de amigos, nadie quiere.

 

Iván en su artículo De héroes a leyendas se ponía en el lugar de aquellos que viajaban en el desgraciado accidente del equipo Chapecoense, admirándose de cómo todo lo conseguido a lo largo de los años se podía perder en un segundo. Por eso debemos aprender de ello y no descuidar a los que queremos antes de que sea tarde. A continuación, podemos leer un pequeño fragmento:

Un duro golpe que nos enseña a pensar en el futuro, pero sobre todo a vivir el día a día, que en cualquier momento esto se nos va y estamos dejando cosas a deber, abrazos sin dar y algún te quiero que otro sin decir. Es irónico que empiece a dar uso a aquella frase que llevan grabada a fuego tantos profesores, de la que muchos de nosotros, (entre ellos yo) siempre hemos pasado y que dice: “Llévalo al día”. Pues claro que sí, pero no solo los estudios, lleva al día la vida, porque tienes gente detrás, mucha o poca da lo mismo. Llévalos al día.

 

Además de los artículos premiados, durante la entrega de diplomas se reconoció el mérito literario a otros trabajos. Entre ellos destacaron el de dos alumnas de Cristo Rey, María Herrera con Bendita adolescencia, hablando sobre los cambios y necesidades de esta etapa de la vida que todos hemos sufrido y Thalia Marcos con Espabila que reivindicaba el malinterpretar los celos y el control como muestras de amor en una pareja.

Desde aquí la más sincera enhorabuena y el deseo de que tengan muchos éxitos en el futuro.