Dice el proverbio árabe que ‘aquel que no viaja no conoce el valor de los hombres’. Los alumnos y alumnas de Cristo Rey y San José han cumplido con la máxima. Han viajado, han caminado y se han conocido chicos y chicas de la misma edad de distintos colegios jesuitas. Les une la formación ignaciana, la ilusión de salir del aula y descubrir caminos desconocidos. Y así, por un lado, se han celebrado las intercolegiales de 4º de ESO y por otro, las intercolegiales de Grado Superior.

Los de 4º de ESO se han encontrado en Carrión. Eran 16 del San José, seis de Cristo Rey y otros muchos, en total eran 191, de otros colegios: Oviedo, Gijón, La Coruña, Vigo, Badajoz, Alcalá, Burgos, Padre Piquer de Madrid y Santiago de Compostela. Un encuentro de buen ambiente. Y como ‘no hay viaje que no cambie algo’, este no es menos. A los de 4º de ESO esos cuatro días se han convertido en la gran oportunidad de conocer el valor de los hombres y el valor del espacio común entre todos estos colegios. Y eso cambia.

La intercolegial de Grado Superior se celebró en Loyola. Un punto de unión donde partió la marcha hacia Zumárraga. En esta ocasión el número de participantes era menor: 10 del colegio del Padre Piquer de Madrid, tres, del colegio de Revillagigedo de Gijón y 28 de Cristo Rey. Víctor García y Luis Aizpurúa, tutores de ciclos, acompañaron a los viajeros en su travesía.  Y como muchos piensan que ‘un viaje se mide mejor en amigos que en millas’, estos dos viajes son más que una intercolegial tradicional. Son conocimiento, cambio y nuevos amigos.

 

cortada 2