redincioola

Las confesiones religiosas, su convivencia, su diálogo y su encuentro han sido analizadas desde varias perspectivas en las VII Jornadas de Diversidad Religiosa de la Fundación Red Incola. La perspectiva del gestor público, que sobre él recae la responsabilidad de procurar la cohesión social; del jurista, sobre el que recae la responsabilidad de velar por el derecho de libertad religiosa para todas y cada una de las confesiones; del teólogo, para quien el diálogo interreligioso y ecuménico es una escucha que se establece también desde el diálogo de la vida, del pensamiento y de los corazones. Por último, desde la perspectiva de quienes profesan las religiones minoritarias, de la iglesia evangélica y de la comunidad bahai, su historia y sus dificultades para acceder a espacios públicos.

La realidad religiosa en Valladolid se refleja en datos concretos: 12 confesiones religiosas y 99 lugares de culto en la ciudad que sumados a los abiertos en el resto de la provincia, la sitúa como la de mayor número templos de confesiones minoritarias, junto con Burgos, de Castilla y León –séptima comunidad autónoma en el ranking de España en cuanto al número de templos de diferentes confesiones-.  ¿Qué se encuentran quienes profesan una confesión minoritaria? El representante de la Fundación Pluralismo y Convivencia y miembro del Observatorio del Pluralismo Religioso en España del Ministerio de Justicia, José Antonio Ranz, habló de esos problemas que son hoy cuatro retos de la administración local donde se juega “todo” para una gestión óptima de la libertad religiosa. Primero, la apertura de lugares de culto que en actualidad las licencias y los requisitos exceden en ocasiones a cualquier otro tipo de inmueble. El segundo es la interlocución y reconocimiento institucional de las confesiones minoritarias. Tercero, la gestión del suelo público para dar cabida a todas las confesiones de espacios de enterramiento y servicios funerarios. El último reto es el uso de la vía pública y equipamientos municipales: “Está reconocido que por la libertad religiosa se pueda hacer uso del espacio pero se dan conflictos y por ejemplo, hay peticiones denegadas”. (Vídeo intervención)

La jornada unió distintas voces en una mesa redonda. El catedrático de Derecho Eclesiástico, Manuel Cubillas, describió los conflictos generados por el “raquitismo de la laicidad” establecido en España y que hace necesaria una nueva ley que comprenda la libertad religiosa en su integridad. Presentó Somhairle Watson la religión que profesa como miembro de la comunidad Bahaí; Luis Fajardo de la Iglesia Evangélica, que este año celebra el V Centenario  de la Reforma, reconoció la deuda de Valladolid a los protestantes, que en siglo XVI se ocultaron en esta ciudad, y la deuda de los protestantes con el autor de El hereje, Miguel Delibes, por reflejar su historia y poner nombre a quienes hicieron posible el arraigo de su confesión. Por último, el director del Aula de Teología de la Universidad de Valladolid, Fernando Bogónez, desgranó los términos en los que se entiende diálogo interreligioso y ecuménico, estrechamente vinculado al encuentro desde la experiencia de la vida, desde el pensamiento y la razón y desde el diálogo de los corazones.