2017-04-01_00

¿Qué es la PAL? Una pregunta frecuente dentro y fuera del entorno de la Compañía de Jesús. Respuesta de rigor: Plataforma Apostólica Local –un órgano constituido para dar forma conjunta a la labor diversa emprendida por los jesuitas en una o varias ciudades y reflejar un proyecto común inspirado en la misma misión-. Respuesta para acercar: quienes trabajan y forman parte de las obras e instituciones del ámbito jesuita se coordinan porque todos forman parte de la misma misión.

La plataforma apostólica Valladolid-León-Palencia y Villagarcía lleva ya seis años de vida configurando su propio significado a tenor de todos sus recursos y equipos humanos: colegio San José, Cristo Rey, y Sagrado Corazón de León; INEA, colegio Mayor Menéndez Pelayo, Come Sano, Entreculturas, Grupo Comunicación Loyola, Red Incola, Centro Loyola, Fe y Desarrollo, Grupos FyD, Iglesia Corazón de Jesús y cinco comunidades jesuitas. El sábado 1 de abril, en una reunión con unos cien representantes de todas ellas, el delegado José María Rodríguez Olaizola habló de los logros de este gran proyecto. De las dificultades. Del horizonte. “Hemos creado conciencia, conseguimos coordinarnos y hemos encontrado formas prácticas para visibilizar quiénes somos”, evaluó. Todo ello con ciertas dificultades. ¿Cuáles? Y en este sentido enumeró obstáculos encontrados en este tiempo como la sobreabundancia de propuestas que en ocasiones se solapan unas a otras y saturan los calendarios. La distancia entre los equipos, en especial entre León y Valladolid, acortados gracias al esfuerzo de quienes viajan. Y por último, la realidad de las comunidades jesuitas de mayores que se sienten de alguna manera descolgadas ante la fuerza de las acciones.

Después del balance, dibujó el horizonte hacia el que se encamina esta PAL, invitando a los asistentes a mantener lo conseguido.  Para el futuro presentó grandes retos: romper muros para que cada vez más gente se sienta incluida; ganar la mayor incidencia posible hasta llegar, de verdad, a la mejora de las condiciones de vida de muchos y encajar este proyecto en una misión más amplia.

El encuentro también forma parte de la configuración de la PAL. Desde dentro a través de la reflexión compartida por el delegado. Su proyección dentro del conjunto de la Compañía de Jesús la presentó José Ignacio García, director del JRS en Europa y uno de los electores de la Provincia de España en la Congregación General 36. Resumió este proceso celebrado en octubre y el significado de este órgano de gobierno de la Compañía de Jesús que eligió a Arturo Sosa como el sucesor de Adolfo Nicolás. Profundizó en el decreto Compañeros en una misión de reconciliación y justicia, todo un documento de calado para cada una de las plataformas. La mañana acabó con la celebración de la eucaristía, para compartir la fe en la que se radica toda esta gran labor. Y para finalizar, una comida para conversar y festejar lo logrado. Cristo Rey acogió el encuentro.