Celebración1

Cinco años de scout en el colegio San José son motivo de alegría. El aniversario del Grupo Horizonte se coronó con una celebración por todo lo alto en el colegio. Allí se reunieron padres, monitores, jesuitas que lo han coordinado durante este tiempo –Carlos Mulas, Lluis Salinas, Roberto Otero– y scout para compartir y celebrar todo lo conseguido. “Queridos monitores”, decían los padres. “Gracias porque compartís y regaláis vuestro tiempo a nuestros hijos”. Este tiempo se jalonan con acampadas en verano, salidas en invierno, caminatas y acciones que ponen a prueba los límites…” Porque les dais consuelo y les enseñáis a consolar en los momentos duros para ellos”, seguían leyendo. Proporcionando un espacio distinto donde compartir el tiempo libre tiene un sentido que entre todos los educadores, especialmente los padres, aprecian: “Porque les enseñáis a mirar la vida con corazón limpio y a vivir en sinceridad y verdad; porque les transmitís la importancia de valores como el respeto y la concordia, porque les enseñáis que merece la pena trabajar por un mundo más justo”.

Para terminar, celebraron la eucaristía para revivir desde la fe todo aquello que inspira este proyecto…”Porque les mostráis a través del juego, la cocina, la ciencia o la naturaleza la senda iniciada por Jesús y  por contribuir de forma tan importante a que nuestros hijos sean felices”.

 

Creo que son felices los que comparten,
los que viven con poco,
los que no viven esclavos de sus deseos.
Creo que son felices los que saben sufrir,
los que encuentran en Ti y en sus hermanos el consuelo
y saben dar consuelo a los que sufren.

Creo que son felices los que saben perdonar,
los que se dejan perdonar por sus hermanos,
los que viven con gozo tu perdón.

Creo que son felices los de corazón limpio,
los que ven lo mejor de los demás,
los que viven en sinceridad y en verdad.

Creo que son felices los que siembran la paz,
los que tratan a todos como a tus hijos,
los que siembran el respeto y la concordia.

Creo que son felices los que trabajan
por un mundo más justo y más santo,
y que son más felices
si tienen que sufrir por conseguirlo.

Creo que son felices los que no guardan en su granero
el trigo de esta vida que termina,
sino que lo siembran, sin medida,
para que dé fruto de Vida que no acaba.

Y creo todo ésto porque creo
en Jesús de Nazaret, el Hijo,
el hombre lleno del Espíritu,
Jesucristo, el Señor.

(José Enrique Galarreta S.J.)