Cuando el San José impartía docencia en Curía, Portugal, entre 1932-1936, se marcó una etapa de la vida de este colegio de Valladolid que forma parte de la historia de la Compañía de Jesús. La Segunda República decretó la disolución de la orden, la confiscación de sus bienes sin compensación ninguna y la prohibición de vivir en comunidad. Un tiempo que el historiador Javier Burrieza, de la Universidad de Valladolid, reconstruye en su libro Curía, un colegio en el exilio.  Después de un trabajo de investigación y de contacto con diversas fuentes, Burrieza se detiene en la “experiencia innovadora de los jesuitas españoles”. Los primeros meses de exilio transcurrieron en la localidad portuguesa de Entre-os-Ríos y de allí, el San José  se trasladó al balneario de Curía. Allí, en pleno contacto con la naturaleza, profesores y 520 alumnos de Valladolid desarrollaron durante seis cursos un modelo educativo imposible en España y de características singulares. Basado en el principio de libertad desde la responsabilidad y compromiso con la fe cristiana, esta pedagogía que, unida a la experiencia vital de aquellos jóvenes, generó lo que se conoce como ‘espíritu de Curía’. Su esencia es mantenida a través de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio de Curía que encargó al historiador recopilar y transmitir esta época. El historiador jesuita Manuel Revuelta SJ escribe el prólogo de esta edición que profundiza en este tiempo de disolución hasta su restablecimiento en 1938.

Javier Burrieza presenta el próximo jueves 9 de marzo, a las 18.30h, en la sala de conferencias  del colegio San José, este libro. Estará acompañado de Roberto Otero SJ, representante de la Compañía de Jesús en este centro, de Carlos Entrambasaguas, director actual del centro,  y José María Lamamié, sobrino del jesuita Juan Lamamié de Clairac, consiliario de la Asociación de Antiguos Alumnos de Curía e “incansable defensor del espíritu de Curía”.  Un acto que permitirá hacer memoria del contexto histórico en el que se sucedieron los acontecimientos, del momento delicado que atravesó la Compañía de Jesús y de quienes protagonizaron esa etapa de la historia del colegio de Valladolid, liderada por el padre Cid y el padre Encinas.