“Jesús es el rostro de la Misericordia. El misterio de la fe parece encontrar su síntesis en esta palabra”. Así comienza el papa Francisco la bula del jubileo de la Misericordia, un tiempo que arrancó el 8 de diciembre de 2015 y finaliza el próximo 20 de noviembre. Esta palabra ha estado presente de muchas maneras con la intención de hacer “más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes”. Y esta semana, el Instituto de Fe y Desarrollo dedica las jornadas de Biblia y espiritualidad a cerrar este año santo reflejando testimonios y gestos “misericordiosos como el Padre”, desde distintas perspectivas.

Comenzó ayer este ciclo el jesuita Luis María García, profesor de Teología de la Universidad Pontificia Comillas. Desgranó los gestos, las obras y las experiencias profundas inspiradas en la misericordia. Profundizó en el proceso de san Ignacio de Loyola quien se descubrió como fruto de la misericordia de Dios y propone en la primera semana de los Ejercicios Espirituales vivir esa experiencia de piedad. Siguió descifrando las huellas de la misericordia en los primeros compañeros de Ignacio como Pedro Fabro, Francisco Javier, Pedro de Ribadeneira, Jerónimo Nadal….”Jesuitas que practican la misericordia porque han vivido antes un perdón gratuito de Dios y han leído sus vidas en clave de misericordia”. Según explicó Luis María García, esta gracia les lleva a optar por un modo de vida que incluye  la misericordia y forma parte de su vocación. Quienes fundaron la Compañía de Jesús se reconocen en el carisma de fe y misericordia expresado abiertamente en sus fórmulas.

Hoy será el doctor en Teología Francisco Ramírez SJ quien descubra en la “Palabra y misericordia en la Biblia y en  la espiritualidad ignaciana” y mañana José Luis Vázquez SJ, licenciado en Sagrada Escritura y director del Instituto de Fe y Desarrollo, quien a través del evangelio de Lucas se adentrará en “Jesús, el rostro de la misericordia”. Imágenes y testimonios de hombres y mujeres del evangelio que son testimonio fiel de la misericordia.