Una celebración de muchos perfiles. La Semana Santa 2016 se ha vivido en el entorno de la Compañía de Jesús desde distintas sensibilidades.Primero fue José María Rodríguez Olaizola quien presidió la procesión de el Encuentro el Martes de Dolores en la plaza de Santa Cruz. Allí, cuando las cofradías de la iglesia de las Angustias y de la iglesia de san Andrés convergen con sus respectivas imágenes -La Virgen de las Angustias y Jesús Camino del Calvario- habló ante cientos de personas de los encuentros y desencuentros reales y concretos de la vida de hoy. Aquí el vídeo de su intervención junto al palacio de Santa Cruz.

jmenlaplaza

Llega el Triduo Pascual. Llena la iglesia del Corazón de Jesús y llenas Las Cortas de Blas para sentir la liturgia desde distintas claves. Cada celebración se ha convertido en un encuentro: jóvenes universitarios de la Pascua Urbana;  jóvenes y adultos asistentes a las reflexiones de las mañanas impartidas por Cipriano Díaz;  fieles habituales de las misas dominicales de la iglesia de los jesuitas, miembros de los claustros de los colegios Cristo Rey y San José…y a unos kilómetros, en Las Cortas de Blas, se celebraba la tercera ecopascua. En este entorno, el Jueves Santo Félix Revilla sj, Pady Miranda y Elena López hablaban de la Creación como proyecto de amor de Dios, y en la iglesia José María Rodríguez Olaizola  hablaba de una misericordia que acaricia la vida. Dos claves para acercarse a la Palabra:  “La mano de Dios acaricia la vida, en la fracción del pan, al alzar al caído, al secar las lágrimas, al escribir, en la arena, su nombre: Misericordia”.

ultimacenareducida

El Viernes Santo arrancó desde la muerte de Cristo : “Dar la vida no es morir sino vivir de una manera fecunda”, como así escribió Cipri. En su contemplación descubrió la belleza de la cruz para hacer vida de ella.  En los oficios de la tarde, en la iglesia, Gerar Villar ahondó en el silencio y  en ese abrazo de Dios al mundo herido: “Cargar con la cruz es abrazar la vida. Ahora”. Sigue el silencio compartido entre muchas personas, ya en Ruiz Hernández, ya en Las Cortas o en la calle, en la realidad concreta de cada uno. Los universitarios compaginan el sentido de la Pasión con  las realidades de su voluntariado, apreciando cómo son esas manos que hablan de amor. La iglesia no da abasto media hora antes de que comience la liturgia. Entre todos se teje el sentido de la Pascua.

El Sábado Santo, la fuerza del fuego y de su luz que vence a la noche da sentido a todas las celebraciones: “Hay tanta belleza en esta vida que amanecerá a poco que insistamos”.  Cipri cierra el ciclo con la frase de Luis G. Alonso: “Me dan ganas de agitar todas las torres para que suenen a gloria las campanas”. Desde el “Yo hago nuevas todas las cosas” de la ecopascua al “Sigues presente” en la Vigilia de Ruiz Hernández presidida por Cipri, todos celebraron ese “amor irreductible, perseverante, eterno…”.

cipri

vigiliapascual2016reducida

Estás. Aunque no te sienta. Más allá de las dudas, de la derrota prematura, del odio a tu evangelio. Estás. Se te vislumbra y luego ya no, pero ahí sigues. Presente, Misterio, Palabra, Maestro. Eres la alegría inesperada en días sin motivo. Eres la risa fresca que transforma el llanto en danza. Eres la memoria renacida que nos devuelve el camino. Eres la fe, peleada en tormentas de fuera y batallas de dentro.Eres el amor irreductible,perseverante, eterno. Has vencido.