El acto de entrega de la VII edición del Premio Nacional de Educación para el Desarrollo Vicente Ferrer que se celebró en Madrid fue una fiesta para 15 centros educativos de toda España, cinco de Castilla y León y tres de Valladolid entre los que se encontraba Cristo Rey. Este galardón reconoce la labor solidaria y de sensibilización de colegios e institutos que fomentan el espíritu crítico de sus alumnos y su participación en actividades que promuevan la consecución de una ciudadanía solidaria. Estela Arenas y Laura Lozano, acompañadas del director de Cristo Rey José Luis Muñoz Villa, lo recogieron por todo un proyecto global que implica a la etapa de Educación Secundaria: Creemos (en) un mundo mejor. Los otros dos centros de esta provincia pertencían a Primaria: Pedro I de Tordesillas y Isabel la Católica de Valladolid.

Mucha ilusión y muchas ganas de compartir este premio con sus compañeros quienes entre todos han hecho posible alcanzarlo.