Un relevo que se celebra en la festividad de san Pedro Claver. Su ejemplo de amor por los más pobres y marginados inspiró la celebración en la que Luis Aparicio se ha convertido en el nuevo superior de la comunidad de la Residencia del Corazón de Jesús de Valladolid. Este granadino asume la labor que ha desempeñado Toño Allende durante los últimos años. Su destino a Madrid como delegado de Educación de la Provincia de España ha dejado este hueco que a partir de hoy es ocupado por Luis Aparicio, hasta ahora superior de la comunidad de Portaceli en Sevilla y delegado de la PAL de Andalucía Occidental.

Se ha leído la patente de su nombramiento como superior tras la eucaristía presidida por José María Rodríguez Olaizola. En la homilía invitó a vivir como Pedro Claver, siendo compasivos, proféticos y fieles. Después de la celebración, compartida por jesuitas de las tres comunidades de Valladolid, muestras de gratitud y elogios para Toño Allende por parte de quienes han compartido vida y trabajo durante estos años. Su despedida como superior de la comunidad de la Residencia del Corazón de Jesús y como consejero delegado del Grupo de Comunicación Loyola ha sido la ocasión de hacer memoria agradecida por todo lo compartido y expresar los mejores deseos para su futuro como delegado de Educación.